Desde siempre, José Sancho viaja a la esencia de las cosas. Entiende la tremenda inocencia inmanente a la tarea del escultor, la forma, por perfecta, por sintética, por sutil o sagrada, nunca conseguirá acercarse del todo a la esencia absoluta del objeto que representa.

Klaus Steinmetz